26 de septiembre de 2020

2 Cuentos clásicos para contar con los ojos cerrados

 

El verano fue un poco caótico para nosotras; la playa, la piscina y las noches en el parque de nuestra urbanización.

Cuando ya llegaba la hora de dormir, estábamos tan agotadas y ya no quedaba sitio para los cuentos antes de dormir.

Ahora llevamos ya unas semanas con la vuelta a las rutinas, el cole, acostarse pronto y como no, hay cuentos antes de dormir.

Tenemos cuentos de leer y otros, que son los clásicos, para contar con la luz apagada. Te digo, cuales son los dos absolutos favoritos que contamos casi todas las noches.


Caperucita Roja y el lobo feroz



Hay una versión de este cuento con los juguetes en Youtube que tiene una final inesperado y feliz para todos. El lobo al final no es malo y no se come a la abuela ni a la Caperucita y todos acaban merendando en el jardín. Además, el cuento tiene una canción que habla de cómo es la casa de la abuela y mientras cuento el cuento, también la canto. Así es mucho más divertido.

Puedes ver el vídeo aquí:



El otro cuento que no puede faltar y me gusta siempre versionar, cada vez que lo cuento, le añado algún detalle, le cambio algo, para que no me aburra contando lo mismo una y otra vez, es

Los tres cerditos




Me encanta este cuento, y hay una buena moraleja también. Los cerditos en mi país tienen nombres: Nif-nif, Naf-naf y Nuf-nuf.

Hace poco compré un librito de texturas de este cuento para Leire y le rechifla. Las casas tienen cada una texturas y el lobo tiene pelo. Es un libro-juego, al lobo se puede meterle en la chimenea y de ahí se cae a una olla. Es muy chula. Aunque está pensado para niños más pequeños, mi hija se divierte mucho con este libro.

Puedes comprarlo aquí:



¿Qué cuentos contáis con la luz apagada? ¿Te gustan los clásicos? Cuéntamelo en los comentarios. 😊


No hay comentarios:

Publicar un comentario