14 de junio de 2020

Reseña los cuentos de Bruja Brunilda


Hace algún tiempo descubrimos a la Bruja Brunilda y el pequeño dragón de Valerie Thomas en la biblioteca y nos ha hechizado. A mi niña las historias de brujas le encantan y a mí me ha dejado alucinada las ilustraciones de Korky Paul.
Luego me di cuenta que es una colección de libros, hay un montón de historias de Bruja Brunilda, de la Editorial Blume. Son historias cortas y divertidas para leer a partir de 3 años.


En La Bruja Brunilda y el pequeño dragón” ocurre que tras unas rutinas de ir a la cama un poco asquerosas de la bruja, cuando la bruja Brunilda y su gato Bruno se han quedado dormidos, alguien intenta entrar a su casa. El gato va a ver quién es y se da un buen susto con el pequeño dragón que está intentando entrar por el agujero del gato. Se arma un buen lío en la casa de Brunilda. ¿Cómo encuentran a su mamá?


Las ilustraciones Korky Paul son increíbles, hay arte en cada centímetro cuadrado, combinando la acuarela y tinta, ayuda a meterse en el día a día de la Bruja Brunilda de lleno, hay cantidad de detalles que a primera vista quizás no te das cuenta, podemos estar mucho tiempo observando la misma hoja para ver todo lo que hay dentro de la casa de Brunilda.

Durante el confinamiento nos quedamos cortos con la biblioteca de nuestra casa, era ya hora de renovar los libros que tenemos en casa. Sin duda le compré dos libros más de la Bruja Brunilda, “La Bruja Brunilda y la alfombra voladora” es ahora nuestro favorito.



Brunilda siempre ha querido tener una alfombra voladora y para su cumpleaños sus hermanas le han regalado una de estas, pero es un desastre de alfombra, hay que ver todas las cosas que les pasan a Brunilda y su gato por culpa de dichosa alfombra, nos partimos de risa literalmente.


Y el otro libro se llama Brunilda y Bruno y habla de cómo es la casa de Brunilda. La casa de Brunilda es toda negra y su gato Bruno también. Por esto, cuando Bruno se duerme la siesta en casa, no se le ve y Brunilda se tropieza continuamente con él. Así que la bruja Brunilda hace de nuevo uso de su varita mágica. Me encanta los chorretones de colores que salen de la varita cuando hace magia. Y Bruno ya no es negro, sino que de colores. Pero esto no le hace nada feliz a Bruno y Brunilda tiene que encontrar otra solución.



Las guardas de estos libros tienen dibujos muy chulos de los niños de diferentes países que han colaborado, me parece que son dibujados con tizas de colores en la pizarra negra.
Así que nosotras también, al terminar los cuentos, hemos hecho nuestro dibujo en la pizarra. El dragoncito ha quedado muy mono.

Espero que te haya gustado mi breve reseña y no olvides de compartirlo con quién crees que le vaya a ayudar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario